Jueves 20 de Febrero, 2020

Recuperar las calles

En las grandes urbes, los ciudadanos pasan poco tiempo en casa. En Londres, en Berlín, en Nueva York, en Los Ángeles, pese a lo complicado que es atravesarlas, todo invita a pasear por las calles, a poblar los parques, a sentarse en los cafés y restaurantes, a acodarse en los

En las grandes urbes, los ciudadanos pasan poco tiempo en casa. En Londres, en Berlín, en Nueva York, en Los Ángeles, pese a lo complicado que es atravesarlas, todo invita a pasear por las calles, a poblar los parques, a sentarse en los cafés y restaurantes, a acodarse en los bares y entrar al teatro, a años luz del enclaustramiento suburbial –ese purgatorio que nos advierte que si nos portamos mal en esta vida, en la próxima nos puede tocar vivir en el campo, o sea el infierno–. Eso, que la gente se adueñe de las calles, que la vía pública se ciudadanice, es al mismo tiempo una buena estrategia y un buen síntoma. Una buena táctica porque hace las calles más seguras; porque nos vuelve conscientes del espacio común y se crea riqueza cultural; porque se activa la economía. Buen síntoma porque significa que la ciudadanía goza de un apoyo mínimo de las autoridades; que no todo es corrupción e ineficacia.

 

La CDMX no ha sido una excepción, aunque sí un caso raro. Por años, sus ciudadanos lucharon para adueñarse de las calles e impedir que terminaran de apropiarse de ellas el ambulantaje avalado por los mandamases políticos, la rapiña policiaca, el crimen organizado, y no tan organizado, que te asalta en el coche o vende drogas en tu bar o te cobra protección. Y triunfaron. Con infinitos problemas, sobre todo en los últimos dos o tres años, cuando confirmamos que sí hay crimen organizado, y nos recordamos vulnerables, y delegados incompetentes sembraron de obras y baches eternos las calles, ganaron. La fascinación que produce en los foráneos la vitalidad de colonias como la Roma, la Condesa, Polanco y, en menor medida, Coyoacán, la Juárez o la Del Valle, responde a ese triunfo.

 

Hoy, cuando se acerca el mes desde el sismo del 19 de septiembre, es imperativo volver a ocupar esos espacios. Es triste, doloroso, complicado. Se necesita fuerza para pasear o cenar o meterse al teatro entre edificios derruidos o cuarteados. La memoria duele, pero es imperativo. Hay mucho en juego: que se lo apropien sin remedio los delegados inescrupulosos, que cancelemos así nuestras posibilidades culturales, que se empoderen ambulantes y paracaidistas y franeleros. También, recordémoslo, que esos comerciantes y restauranteros y dueños de cafés y bares que crean empleos y mueven la economía, y que además, muchos, fueron solidarios y generosos durante los días de crisis más aguda luego del terremoto, se vean obligados a cerrar las puertas.

 

Esta columna es una invitación. Volvamos. Encontrémonos ahí.

 

 

 

caem

24 Horas en los Estados

Protección Civil de Chiapas fortalece entrega de apoyos en Chalchihuitán

Este lunes, reforzaron el operativo a través de la activación del Programa de Empleo Temporal; continúa la entrega de la ayuda humanitaria

Gobierno de Morelos trabaja sin distingo partidista: Graco Ramírez

La actual administración ha rehabilitado y construido 24 mercados públicos, con una inversión de casi 250 millones de pesos, en beneficio de cuatro...

Alfredo del Mazo encabeza Programa Invernal 2017-2018

Los paquetes consisten en gorros, guantes y bufandas de lana elaborados por artesanos mexiquenses

Majo Cornejo, la primera voz mexicana en el Cirque du Soleil

Ha sido voz musical de películas como Alvin y las Ardillas 3 o Rock and Royals Barbie