Chris Evans será narrador de serie documental Chain of command

El actor estadunidense Chris Evans será el narrador de la nueva serie documental de National Geographic, “Chain of command”, que se estrenará a nivel mundial en febrero de 2018.

 

La producción está compuesta por ocho capítulos que fueron filmados durante más de 18 meses en colaboración con el Pentágono y que profundiza en la misión del ejército estadunidense en su lucha contra el extremismo en el mundo.

 

“No podíamos pensar en una forma más natural para narrar nuestra serie sobre verdaderos héroes militares estadunidenses que Chris Evans, uno de los héroes de acción favoritos de la pantalla grande en Estados Unidos, dijo Tim Pastore, presidente de programación original y producción.

 

Agregó que esta es la serie de no ficción de National Geographic por excelencia, que consigue acceso a lugares que a la mayoría de las organizaciones no sólo no les está permitido ingresar, sino que no ingresarían.

 

“Le estamos agradecidos no sólo al Pentágono que nos ha permitido el acceso, sino también a los soldados y sus familias en todos los niveles que confiaron en nosotros para que llevemos sus historias a nuestro público”.

 

Por su parte Evans, afamado por personificar al “Capitán América” en el universo Marvel, expresó: “Estoy orgulloso de ser parte de cualquier proyecto que ofrezca una luz sobre el increíble trabajo que nuestras fuerzas armadas hacen a diario en todo el mundo.

 

“Creo que esta serie nos da a todos nosotros la gran oportunidad de entender y valorar a las personas que ponen sus vidas en riesgo todos los días para mantenernos seguros a todos”, agregó.

 

“Chain of Command” ofrece un panorama sobre una línea de autoridad y responsabilidad nunca antes vista, incluyendo una inusual entrevista frente a cámara con el General Joseph Dunford Jr, presidente número 19 del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

 

ERM

Trump pide a China convencer a Corea del Norte de terminar provocaciones

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió hoy a su homólogo chino Xi Jinping “usar todas las palancas disponibles” para convencer a Corea del Norte de que ponga fin a sus provocaciones.

 

La Casa Blanca informó que Trump sostuvo una conversación telefónica con el líder chino luego de que Corea del Norte realizó la víspera el lanzamiento de un nuevo misil balístico intercontinental.

 

“El presidente Trump enfatizó la necesidad de que China utilice todas las palancas disponibles para convenza a Corea del Norte de que ponga fin a sus provocaciones y que regrese al camino de la desnuclearización”, señaló un comunicado presidencial.

 

Aunque el Pentágono descartó que el misil haya representado una amenaza para la integridad territorial del Estados Unidos, sus territorios o sus aliados, The Washington Post estimó que su rango pudo haber alcanzado Washington, DC.

 

El nuevo lanzamiento tuvo un rango de ocho mil 100 millas (13 mil kilómetros)”, de acuerdo con el Programa de Seguridad Global de la Unión de Científicos Preocupados. Según Corea del Norte, el misil tiene la capacidad de transportar una cabeza nuclear.

 

Durante su conversación telefónica, el presidente Trump subrayó la determinación de Estados Unidos de defenderse así mismo y a sus aliados ante lo que caracterizó como la “creciente amenaza de Corea del Norte”.

 

Corea del Norte disparó la madrugada del lunes (tiempo local) un misil balístico no identificado desde una zona al norte de Pyongyang hacia el mar del Este, un nuevo acto de provocación después de una pausa de 75 días.

 

Se trata del primer lanzamiento de Corea del Norte desde el pasado 15 de septiembre, cuando disparó un misil balístico de medio acance sobre Japón, días después de haber realizado su sexta prueba nuclear.

 

AFH

Norcorea desafía al mundo (+infografía)

El régimen de Pyongyang insistió en mantener su desafío a la comunidad internacional disparando de nuevo un misil balístico hacia el Mar de Japón, tras dos meses y medio sin realizar un solo lanzamiento.

 

Según el Pentágono, se trata de un misil balístico intercontinental (ICBM), por lo que sería el tercero de este tipo que dispara después de los dos que lanzó en julio.

 

El ejército surcoreano detectó que Corea del Norte realizó el lanzamiento en torno a las 03.17 hora local surcoreana y alcanzó una altitud de 4 mil 500 kilómetros, lo que supondría la máxima altura alcanzada hasta la fecha por un misil norcoreano e indicaría un nuevo y peligroso avance para el programa de armas del régimen.

 

Xavier Rodríguez

Haz Click en la Imagen

 

Seúl respondió a la acción de Pyongyang realizando un ensayo con misiles cerca de la frontera marítima oriental con Corea del Norte, apenas cinco minutos después de detectar el ejercicio.

 

Los constantes ensayos nucleares realizados por el país liderado por Kim Jong-un han llevado tanto a las Naciones Unidas como a Estados Unidos a adoptar una serie de sanciones económicas.

 

Pyongyang lanzó el misil una semana después de que el gobierno estadounidense colocara a Corea del Norte en una lista de países que según Washington respaldan el terrorismo y el Departamento del Tesoro impusiera sanciones contra 13 entidades encargadas del transporte marítimo y terrestre en Corea del Norte.

 

“Nos encargaremos de ello (…) Es un situación que manejaremos”, se limitó a decir el Presidente de EU, Donald Trump, en unas breves declaraciones desde la Casa Blanca, mientras que el secretario de Estado, Rex Tillerson, optó por la moderación asegurando que “las opciones diplomáticas siguen siendo viables”

 

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, condenó la prueba y afirmó que Tokio aplicará la máxima presión al régimen de Pyongyang en cooperación con la comunidad internacional.

 

Tras el lanzamiento, el Consejo de Seguridad de la ONU convocó a una reunión urgente para hoy mismo, a solicitud de Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, este último solicitará más sanciones, según anunció la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

 

La acción del régimen de Pyongyang echa por tierra de momento la esperanza de que pudiera retornar a la mesa de diálogo para su desnuclearización.

 

El de ayer es el vigésimo ensayo de misiles que realiza Pyongyang en lo que va de 2017.

 

Tras el lanzamiento norcoreano de septiembre, Trump amenazó durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU con “destruir totalmente” a Corea del Norte si continuaba con sus provocaciones.

 

En respuesta, Kim Jong-un arremetió contra el magnate y le llamó “viejo chocho”, mientras que desde el Gobierno de Pyongyang se sugirió que el régimen podría detonar una bomba nuclear en el océano Pacífico.

 

Aunque suavizó el tono, Trump mantuvo un discurso duro durante su reciente gira por Asia, al tiempo que el ejército estadounidense ha realizado varias maniobras en la región desplegando importantes activos estratégicos.

 

Las continuas pruebas de armas del régimen de Kim, entre las que se incluyen un ensayo nuclear el pasado 3 de septiembre, unidas a la respuestas beligerantes por parte de Trump, han incrementado la tensión en la zona a niveles no vistos desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953).

 

 

 

*edición impresa 24 Horas

 

caem

EU confirma probable lanzamiento de misil norcoreano

El Departamento de Defensa de Estados Unidos afirmó hoy que ha detectado un “probable lanzamiento de misil” desde Corea del Norte.

 

“Detectamos un probable lanzamiento de misil desde Corea del Norte. Estamos en proceso de evaluar la situación y aportaremos información adicional cuando esté disponible”, afirmó en un comunicado el portavoz del Pentágono, el coronel Robert Manning, al precisar que la detección se produjo a las 18.30 GMT.

 

La nota oficial se emitió después de que el Ejército surcoreano asegurara que Corea del Norte disparó hoy un misil balístico de rango aún desconocido en lo que supone su primer ensayo de armas en más de 70 días.

 

AFH

Investigan negocios de Trump con rusos

La consolidación de una robusta y sólida investigación sobre la injerencia rusa en la elección de EU y la posible colusión con el equipo de Donald Trump, aumenta la tensión de la Casa Blanca, en un Washington conmocionado por la noticia del cáncer que padece el influyente senador John McCain y agobiado por la temperatura de 36 grados con percepción de 40 a causa de la humedad.

 

El Presidente Donald Trump atacó fuertemente a su Procurador, Jeff Sessions, por haberse excusado en la investigación sobre la interferencia rusa, por conflicto de interés.

 

“Sessions aceptó el cargo, lo asumió, luego se excusó de la investigación sobre la injerencia rusa y francamente, creo que eso es injusto para el Presidente; cómo aceptas un cargo y luego te excusas? si él me hubiera dicho que se excusaría, yo le habría dicho ‘gracias Jeff, pero no te voy a nombrar’, es extremadamente injusto para el Presidente”, dijo Trump en una entrevista al diario The New York Times.

 

Jeff Sessions respondió ayer por la mañana, dijo que planea permanecer en el cargo, que es “uno de los más altos honores que ha recibido en su carrera”, a pesar de la dura crítica de Trump.

 

“Continuaremos trabajando por el interés nacional en las prioridades del Presidente, amo este trabajo y amo este departamento. El trabajo que hacemos es el que continuaremos desempeñando” dijo el Procurador Sessions.

 

Trump, quien aseveró que él no está bajo investigación, comienza a sentirse cercado por un mayor escrutinio, que quiso detener al despedir a James Comey del FBI, que podría ser sustituido por el nominado Christopher Wray, a quien ya aprobó el Comité Judicial del Senado, por 20 votos a favor y 0 en contra, aunque aún falta la confirmación del pleno.

 

Y es que investigadores del fiscal especial Robert Mueller, expandieron la investigación a la estrecha relación empresarial de Trump con oligarcas rusos que han comprado apartamentos en las Torres Trump, invirtieron en el Concurso Miss Universo 2013 en Moscú, compraron una mansión de Trump en Florida en 2008 o invirtieron en el desarrollo del complejo SoHo.

 

Trump se opone férreamente a que se investiguen las finanzas y relaciones empresariales de su familia y del imperio que, a través de sus hijos, continúa manejando, argumentando que eso “sería un abuso y una violación, porque la investigación es sólo acerca de la injerencia rusa” .

 

El Presidente, que, según The New York Times “demostró un total desconocimiento de la clara concepción de obligaciones básicas que adquirió al asumir la presidencia”, también atacó al subprocurador Rod Rosenstain “por no manifestar públicamente su lealtad al Presidente”, a Andrew McCabe, director en funciones del FBI, diciendo que “en su campaña por un escaño del Senado Estatal, su esposa recibió medio millón de dólares de un comité de Acción Cívica del gobernador demócrata Terry McAuliffe”.

 

La investigación del fiscal especial avanza con nuevas pistas derivadas de la reunión de Donald Trump Jr., su yerno Jared Kushner y su ex director de campaña Paul Manafort con Natalia Veselskaya, a la que asistieron el hacker experto Rinat Akhmetshin, el publicista Rob Goldstone y Ike Kaveladze, el representante de Aras Aragalov, entre otros, como información de la cena de Trump y su equipo con todos los rusos implicados en este escándalo, en Las Vegas, Nevada.

Juan Ángel Espiniosa

Haz Click en la Imagen

 

El Presidente dijo que “Mueller nunca debió ser nombrado” y justificó el despido de Comey, con las cartas del Procurador Sessions y el subprocurador Rosenstain sugiriéndolo, con base al manejo de la investigación sobre los emails de Hillary Clinton, aunque en entrevista posterior, reconoció que “desde semanas antes piensó en despedirlo”.

 

Aunque lo critica, Trump aún no piensa destituir a Mueller, según fuentes de la Casa Blanca, porque quiere evitar más problemas de los que tiene, a causa de la confrontación de Ivanka, Kushner y otros asesores contra Reince Priebus, su Jefe de Gabinete, a quien quieren despedir; lo que se suma a tres humillantes derrotas con el Obamacare y desafíos en seguridad internacional que este jueves analizó con su gabinete de Seguridad Nacional en el Pentágono, en lugar de convocarlos a la Casa Blanca, como regularmente hacen los Presidentes.

 

Según Benjamin Wittes, fundador del blog “Lawfare” la investigación sobre la injerencia rusa “no es sólo acerca de Trump, sino acerca de la democracia de Estados Unidos” y que “Trump no parece poder distinguir la diferencia entre el sabotaje electoral ruso, que busca debilitar la confianza pública en las elecciones de Estados Unidos, y la posible colusión de su equipo de campaña”.

 

La más sorpresiva revelación ahora es que los tentáculos de Moscú llegaron al Capitolio.

 

La abogada Natalia Veselnitskaya y Rinat Akhmetshin, 2 de los rusos directamente implicados en el escándalo por su relación y actividades con Donald Trump Jr., también se entrevistaron con el congresista Dana Rorahbacher y su asistente Paul Behrends, en la primavera de 2016, quienes trataron de reclutar al legislador republicano para cabildear en favor del levantamiento de sanciones económicas a Rusia.

 

El congresista Rohrabacher es, además, buen amigo del millonario ruso Jack Abramos. Kevin McCarthy, líder de la mayoría republicana en la Cámara baja, bromeaba diciendo que “los rusos pagaron la campaña de Rohrabacher”.

 

La semana próxima, Jared Kushner testificara en sesión cerrada ante el Comité Selecto de Inteligencia del Senado; y el miércoles testificaran -sin que sea bajo juramento- Donald Trump Jr. y Paul Manafort, ante el Comité Judicial del Senado, para hablar del encuentro con Veselnitskaya y el ofrecimiento al equipo Trump de información potencialmente dañina para su adversaria Hillary Clinton, en “documentos altamente sensitivos, del más alto nivel de Rusia” enviados por el “Fiscal de la Corona”.

 

Charles Grassley, presidente del Comité Judicial del Senado, dijo que no ha recibido la confirmación para la comparecencia de Trump Jr y Manafort y que si no la recibe este viernes, enviará un citatorio y dos alguaciles federales para hacerlos comparecer.

 

Reportes recientes indican un profundo desacuerdo del General HR McMaster, Asesor Nacional de Seguridad con la actitud extremadamente amistosa del presidente Trump y colaboradores hacia el gobierno ruso, en Hamburgo Alemania.

 

En tanto en un sorpresivo evento, el Departamento del Tesoro de la Administración Trump, anunció una multa de 2 millones de dólares a la empresa petrolera Exxon Mobile, por la violación de las sanciones económicas impuestas a empresas rusas, que el presidente Trump quiere levantar, entre ellas la petrolera Rosfnet, en Mayo de 2014, por negocios realizados cuando Secretario de Estado, Rex Tillerson, era Presidente de esa gigantesca Corporación.

 

Tillerson también cabildeo intensamente y busca el levantamiento de las sanciones económicas.

 

caem

EU nombra fiscal especial para investigar presunta relación Trump-Rusia durante elección

El Departamento de Justicia de EE.UU. nombró hoy al exdirector del FBI, Robert Muller como “fiscal especial” para supervisar la investigación de esa agencia sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016.

 

En un comunicado, el vicefiscal general, Rod Rosenstein, anunció el nombramiento de Muller para supervisar la pesquisa sobre la intrusión rusa y los “asuntos relacionados”, en una aparente referencia a los posibles lazos entre la campaña del hoy presidente de EE.UU., Donald Trump, y el Kremlin.

 

“Mi decisión no es un hallazgo de que se han cometido delitos o de que una acusación está garantizada. No he llegado a semejante determinación”, explicó Rosenstein.

 

“Lo que he determinado -precisó- es que, con base en circunstancias únicas, el interés público requiere que ponga esta investigación bajo la autoridad de una persona que ejerza una cierta independencia de la cadena normal de mando”.

 

El vicefiscal insistió en que “un fiscal especial es necesario para que el pueblo estadounidense tenga una confianza completa en el resultado” de la investigación.

 

“El fiscal especial Mueller tendrá todos los recursos apropiados para dirigir una investigación exhaustiva y completa, y estoy seguro de que él seguirá los hechos, aplicará la ley y alcanzará un resultado justo”, agregó Ronsenstein.

 

Mueller ha acordado dimitir de un bufete de abogados para el que trabajaba, a fin de “evitar conflictos de intereses”, añadió el comunicado.

 

El nuevo fiscal especial dirigió el Buró Federal de Investigación (FBI) durante doce años bajo las presidencias del republicano George W. Bush y el demócrata Barack Obama, hasta su retirada en 2013.

 

A Mueller le sucedió como director del FBI James Comey, quien fue destituido por el presidente Trump la semana pasada, una decisión que desató una tormenta política en Washington.

 

Comey dirigía la investigación sobre la injerencia rusa en los comicios de 2016 y los posible lazos del equipo de campaña de Trump y el Kremlin.

 

Comey fue despedido por sorpresa, en un principio por su papel en las investigaciones que había realizado por el polémico uso de correos electrónicos desde un servidor privado de parte de la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, a quien derrotó Trumo en los comicios del pasado noviembre.

 

Poco después de esa versión oficial, Trump dijo que había prescindido de Comey al considerar que era un “fanfarrón” y que el FBI era “un descontrol” desde hacía tiempo.

 

La oposición demócrata lleva semanas pidiendo el nombramiento de un fiscal especial independiente para investigar los posibles vínculos entre la campaña de Trump y Rusia, pero la mayoría de los republicanos se habían mostrado hasta ahora contrarios a esa idea.

 

El anuncio del nombramiento de Mueller se produjo en vísperas de que Rosenstein se reúna mañana a puerta cerrada con los cien senadores de la Cámara Alta para dar explicaciones sobre el despido de Comey, para el que el vicesfiscal general dio argumentos, aunque lo ejecutó el presidente.

 

otm

Acusan a Trump de filtrar datos secretos a Rusia

WASHINGTON, DC.- Como circo de tres pistas, la administración del presidente Donald Trump, con grandes escándalos y controversias, se mantiene en el centro de la atención nacional e internacional.

 

 

La más nueva: en su controversial reunión con Sergey Lavrov, Canciller ruso, y su Embajador Sergey Kislyak, el Presidente Trump compartió -sin autorizacion- información altamente clasificada sobre planes del Estado Islámico de armar computadoras portátiles con explosivos, como bombas para destruir aviones, de acuerdo con un reporte del diario The Washington Post.

 

 

La información que Trump compartió con sus amigos rusos (y que conocían sólo elementos clave de las agencias espías de EU) fue proporcionada por servicios de Inteligencia naciones aliadas y pone en peligro fuentes de inteligencia crítica, dentro del Estado Islámico, que dio detalles sensitivos que no habían difundido los países aliados, en espera de más detalles, asegura el diario. La CIA y Agencia de Seguridad Nacional externaron preocupación, pero no fueron más alla.

 

 

La nacion aliada “no había dado permiso a Estados Unidos para compartir esa información con Rusia”. Este grave error se produce justo a unos días de que el Presidente Trump despidió a James Comey, director del FBI, cuando la agencia lograba grandes avances en la investigación por descibrir la ingerencia rusa y el Comite de Inteligencia del Senado exigió la presentación de información personal de colaboradores de Trump involucrados con los rusos.

 

 

Trump hizo alarde de “gran información de Inteligencia que recibe” durante la reunión con el Canciller Lavrov, citando la datos codificada. En respuesta a posibles reclamos, la Casa Blanca y el Director de Inteligencia, pidieron a la CIA y otras agencias llamar a sus contrapartes para “calmar” a los aliados.

 

 

En este contexto crece la posibilidad de que Trump sea llevado a Juicio Político, si los demócratas logran reconquistar la mayoría en las dos cámaras del Congreso, en la elección intermedia de 2018, lo que dudan observadores, por la profunda división en ese partido y la falta de un liderazgo más fuerte y reconocido.

 

 

Los congresistas demócratas Hakim Jeffries (NY), Al Green y Jared Huffman (CA) se unieron a la iniciativa de su colega Maxime Waters, que con apoyo de Senadores, preparan el juicio político que pronosticó el profesor Allan Litchman, de la Universidad Americana.

 

 

Las bases de Impeachment o Juicio Político, serían: obstrucción de la Justicia, por el despido de James Comey, director del FBI, justo cuando avanza la Investigación sobre la injerencia Rusa en la elección presidencial, incluidos múltiples contactos del yerno de Trump, Jared Kushner; el general Michael Flynn, forzado a renunciar como Asesor Nacional de Seguridad; Paul Manafort, Ex Director del Comité de Campana; JD Gordon y Walid Phares, asesores de Seguridad y Política Externa, y otros.

 

 

Sean Spicer vocero de la Casa Blanca, agregó este Lunes que “Comey fue despedido por el Presidente Trump a pesar de que el mandatario estaba consciente de que esa acción sería en detrimento de su imagen, pero en beneficio de la nacion”.

 

 

El profesor Litchman quien previamente pronosticó con éxito el resultado de 8 elecciones presidenciales, asegura -en un libro que se publicara la semana próxima- que uno de cada 14 presidentes de Estados Unidos es llevado a Juicio Político.

 

 

Trump, señala, podría ser acusado de Traición con Rusia, Abuso de Poder, Violación a la Cláusula de Emolumentos, de la Primera Enmienda Constitucional y otras políticas como la prohibición de Musulmanes a EU, en una orden que por cuarta ocasión revisa la Corte Federal de Apelaciones en Seattle, Washington, el eventual levantamiento de sanciones a Rusia, el cierre de la investigación sobre la injerencia Rusa en la elección y otras que “representan una amenaza existencial a la humanidad”, dice Litchman en su libro.

 

 

Adicionalmente, otros crímenes cometidos antes de llegar a la Presidencia, darían más peso al juicio, como “violaciones a la ley de derecho a la vivienda, abuso en instituciones de caridad pública, violaciones al Embargo Comercial de EU a Cuba o fraude de la Universidad Trump”, delitos pasados, de la misma forma en que se enjuicio al ex Presidente Bill Clinton.

 

 

Alarmados por esa posibilidad, al día siguiente del despido humillante del Director del FBI, los Congresistas Republicanos, iniciaron una campaña para recaudar fondos para financiar la defensa de Trump.

 
En otra de las pistas, la Casa Blanca solicitó una nueva audiencia ante la 9a. Corte Federal de Apelaciones, en Seattle, Washington, para presentar nuevos argumentos sobre el fundamento legal de la Orden Ejecutiva del Presidente Trump para prohibir la entrada a Musulmanes de 7 países, argumentando razones de Seguridad Nacional.

 

 

Representando al Departamento de Justicia, Jeffrey Wall argumentó que “el Presidente Donald Trump se desligó de toda la retórica anti-inmigrante, anti-musulmana de su campaña” y que la Orden Ejecutiva, rechazada dos veces por la 9a. Corte Federal de Apelaciones y una por la Suprema Corte de Justicia “únicamente está fundamentada en razones de Seguridad Nacional”.

 

 

Wall dijo a los magistrados que el bloqueo de la orden ejecutiva de Trump se debe a razones políticas. El Magistrado Richard Páez cuestionó si hay antecedentes de que el magnate, ahora presidente, se haya desligado de sus promesas de campaña contenciosa contra minorías religiosas, sugiriendo que sus discursos -de los que nunca se retractó ni aclaró- deben evaluarse, al margen de qué consideraciones de inmigración, no deben estar ligadas a aspectos religiosos.

 

 

El Juez Ronald Gould destacó que la segunda orden ejecutiva de Trump, fue respaldada por el Procurador General Jeff Sessions y el Secretario de Seguridad Interna, John Kerry, reforzando el argumento de que la implementación de la Orden era crítica por razones de Seguridad Nacional.

 

 

En el ámbito Internacional, la Casa Blanca y el Pentagono reaccionaron con preocupación a la nueva prueba de misiles de Corea del Norte, donde expertos señalaron que el misil alcanzó más altura y podría llegar a una distancia superior.